Terapia regresiva

¿Qué es la terapia regresiva y para qué sirve?

Para mí, la terapia regresiva consiste en un diálogo profundo y sincero entre la Conciencia Superior de la persona o Alma y su conciencia más normal y humana.​

Aspectos generales

Existen diversas maneras de realizar una regresión. Catalogo mi modo de trabajar como Terapia Regresiva Integrativa de “carácter no hipnótico”.

Creo aunar el esfuerzo, el trabajo y el estudio realizado a lo largo de más de 30 años de mi vida en diversos campos y materias.

En Terapia Regresiva se puede trabajar con hipnosis o sin ella, siendo igual de efectivos ambas modalidades.

Desde mi punto de vista personal, la gran ventaja de la “no hipnosis” es que permite al paciente ser plenamente consciente durante toda la sesión. Se evita la posibilidad de programar hipnóticamente la mente del paciente, con lo que se disminuye la posibilidad de un uso inadecuado de la técnica.

Todas mis sesiones son sistemáticamente grabadas para que el propio paciente las tenga a su disposición y les pueda sacar el mayor provecho posible.

Antes de la primera cita, dedico aproximadamente una hora de mi tiempo a realizar un análisis profundo de la entrevista previamente contestada por el paciente. Esta información resultará esencial durante la terapia regresiva y me permitirá prestar una ayuda más práctica y profesional a la persona que realiza su regresión.

Una terapia regresiva bien realizada suele permitir ir al verdadero origen del conflicto que sufre la persona. El Alma o Conciencia Superior de la persona lo tiene todo “grabado” y le muestra qué es lo que pasa por dentro, cómo se originó, con qué seres, en qué circunstancias y, sobre todo, le muestra la salida más sabia y adecuada.

Parte de mi trabajo consiste en mantener al paciente en contacto la mayor parte del tiempo con su propia Alma o Consciencia Superior, que de algún modo “dirige” la sesión. La profesionalidad, la experiencia y la ética del terapeuta son imprescindibles en este trabajo.

El terapeuta debe respetar sagradamente el proceso del Alma del paciente. La experiencia debe brotar de un modo natural y espontáneo sin que resulte condicionada por el terapeuta. Ninguno de mis pacientes duda de que lo que ha vivido ha salido de su interior y no por inducción o influencia mía.

El número de sesiones necesarias para resolver un conflicto profundo del alma dependerá siempre de la propia persona, de la gravedad del conflicto y de otras aspectos actuales, actitudinales y ambientales del propio paciente.

Se necesita un cierto tiempo para ir asimilando lo que se vive en la primera regresión. No hay que tener prisa alguna para realizar una segunda, salvo auténtica necesidad (en este caso sugiero dejar pasar al menos un mes de intervalo).

La verdad es que la primera regresión provoca ya un gran cambio en la persona. Ahora la persona es consciente de muchas cosas sobre sí misma que antes ignoraba. A veces sufre lo que se conoce como “shock ontológico”. Sus valores pueden cambiar de repente. Lo que antes era importante deja de serlo y lo que antes no lo era ahora adquiere un lugar protagonista.

Saber digerir no sólo intelectualmente, sino emocional y vivencialmente lo que se siente, se ve y se vive en la primera regresión es necesario antes de seguir avanzando en el trabajo.

Aspectos concretos

Después de la primera sesión, sugiero un período de unos seis meses para asimilar todo lo que el Alma ha revelado y para plantearse e implementar los posibles cambios que la persona necesite hacer.

Cada uno de mis pacientes recibe un pen drive después de su primera sesión. Contiene valiosa información y resulta todo un apoyo terapéutico. Contiene más de cien audiolibros grabados con mi propia voz. En dicho pen drive se van grabando las posteriores sesiones regresivas y no regresivas individuales y grupales del trabajo personal que se realiza después de la primera sesión.

Esta metodología, que tanta energía ahorra al ir directamente al núcleo del conflicto, requiere una fuerte implicación personal por parte de la persona si de verdad quiere cambiar su vida («real-izar» – cambios reales a largo plazo). 

No es apta para personas que se consideran víctimas. Conocer la verdad sobre uno mismo exige un cambio radical posterior en algunos aspectos de nuestra vida. No resulta grato, aunque el resultado final sea muy satisfactorio.

Todos los pacientes que realizan una regresión pueden optar por una gama de servicios que incluye una hora de terapia individual on-line posterior a la regresión (puede dividirse en dos sesiones de treinta minutos).

Además, puede asistir a las doce horas de trabajo grupal on-line que se realiza durante los seis meses siguientes a su regresión (una sesión de dos horas al mes).

Todas las sesiones anteriores, privada y grupal, se graban para hacérselas llegar a todos los pacientes, puedan o no asistir a las mismas. Incluso cuando no pueda asistir a estos encuentros, el paciente puede hacer sus consultas y éstas serán comentadas durante las clases.

Algunas personas que pudieran necesitar una ayuda extra más personal pueden optar por solicitar sesiones individuales presenciales u on-line, además de aprovechar las opciones generales que todos los pacientes tienen.

METODOLOGÍA

He llegado a desarrollar una metodología de trabajo muy personal en la que se incluye una mezcla de miss conocimientos universitarios, con mi propia experiencia humana, a los que se suma mi formación en diversos campos sin olvidar el aspecto espiritual del ser humana como base fundamental del cambio y de la mejora en la salud de las personas.

Este sistema de trabajo es ideal para personas que han tomado consciencia de que la queja y el lamento no sirven más que para potenciar la “mala suerte” en la vida.

Antes de ver a la persona, el usuario de mis servicios realiza una profunda y larga entrevista que es analizada en profundidad. Esta información resultará esencial a la hora de practicar la regresión.

El día de la cita se repasan los puntos principales de la entrevista y se someten a una revisión y testaje radiestésico con varillas y base kinesiológica. La información obtenida en esta parte del trabajo resulta de gran utilidad para el consultante.

Después se realiza la regresión y finalmente la persona tiene la oportunidad de participar durante seis meses en un seguimiento individual y grupal para integrar lo que su Alma le ha mostrado durante la sesión regresiva.

Definitivamente mi forma de trabajar es muy personal y práctica. Pueden ver los testimonios de pacientes y personas formadas en mis clases.

Abrir chat