La semana siguiente a la Regresión tenía una conexión con mi lado espiritual como hacía mucho tiempo que no recordaba. Fue un movimiento que me dio mucha alegría por haber disuelto un bloqueo, una parte de mi sufrimiento y también con la esperanza de que eso pudiera llegarle a mi familia. Desde el día de la Regresión empezamos a tener un funcionamiento muchísimo más armonioso a nivel familiar, algo muy bonito con los niños. Estamos muy contentos. El movimiento de mi abuelo hacia la luz me ha dado mucha libertad, siento como si se hubiera desbloqueado algo que me estaba atando a la ira, a pautas más de apego y me dejó con mucha paz. He recuperado la alegría por estar ahí y me siento de otra manera. Ha surgido la posibilidad de hacer una especie de programa de profundización en la enseñanza a nivel energético y espiritual y ahora dispongo de tiempo para hacerlo. Muchas gracias.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo Rechazar